Estilo de Vida

Kiria Vásquez con un carrito de frituras, saca a tres hijos adelante en tiempos de pandemia

El año 2020 comenzó de una manera que nadie podía imaginar, y lo que le sucedió a Kiria Vázquez es un ejemplo de esto. En enero, fue despedida del restaurante donde trabajaba como camarera, sin ninguna razón, y como madre soltera de cuatro hijos, tuvo que irse y arreglárselas.

Con mascarilla puesta y todas las medidas de higiene empleadas, Kiria Vásquez retornó a su labor como vendedora de fritura

Como medio de subsistencia y como los trabajos a principios de año son prácticamente escasos, decidió apoyar a su familia con una comida frita en el sector de Villa Consuelo.

Kiria representa las experiencias del dominicano que, día tras día, trabaja informalmente porque no tiene un trabajo que le permita sobrevivir sin correr riesgos.

Armada con la máscara y las medidas de higiene necesarias para trabajar en su sartén, Kiria Vásquez comienza su nueva cita.

Después de varios meses de llevar su sustento a casa vendiendo comida frita y salami, Kiria nunca pensó que viviría para ver cómo el país se vería afectado por una pandemia que mató a casi 500 personas en territorio dominicano.

Con un poco de aceite quemado y obviamente sobrecalentado mientras envía algunas papas fritas de salami a uno de sus clientes, Kiria explica cómo su vida ha cambiado en tiempos de pandemia.

Vive con tres de sus cuatro hijos porque el mayor, de 22 años, se fue con su padre. Los otros niños tienen 16, 11 años y un niño menor de 6 años, y ella recibe la suma de 300 pesos diarios de su padre.

Debido a la incidencia en el país de la pandemia de coronavirus, Kiria tuvo que dejar de trabajar porque su hija menor sufre de opresión en el pecho y no quería arriesgarse.

«Comencé a trabajar hoy (segundo día de reapertura de la economía), después de estar desempleada durante dos meses porque mi hija menor se aprieta y no quería exponerla, pero podemos ver que tenemos que seguir adelante. Todavía no he recibido ninguna ayuda». de FASE y Stay at Home, pero aquí estamos con Dios «, dice Kiria, mientras mueve las bananas fritas.

Su vida después de la llegada de COVID-19 al país cambió. Ella dice que en febrero se sintió muy enferma.

“Para mí, no sé si es verdad, porque no fui al médico, pero en febrero me dio algo muy malo. No sé si fue eso (coronavirus) porque en ese momento todavía no sonaba, pero si es lo mismo que sentí, esto es algo muy fuerte y la gente lo está tomando con calma. Quiero que la gente se dé cuenta para que se detenga de inmediato ”, dijo.

Según Kiria, la vida con los adolescentes es muy difícil, aunque en su caso actúa con mano fuerte para no faltarle el respeto.

“Tener un hijo de 16 años como madre soltera es difícil, pero todo depende de cómo lo guiaste cuando era un niño. Desde una edad temprana, necesitan acostumbrarse al hecho de que respetan a sus mayores. Mi hijo no sale y siempre está en mi casa, lo que importa es lo que digo, porque tiene que quitarme que soy su madre y siempre querré lo mejor para él «, explica Vázquez con una sonrisa en su rostro que À A primera vista, solo se ve cuando sus ojos están arrugados debido al uso de una máscarilla.

Para ella, ser madre soltera ya es un desafío y, en medio de la pandemia, es mucho más difícil. Sin embargo, se siente segura de que Dios le da toda la fuerza que necesita para enfrentar cualquier situación por la que tenga que pasar.

Los ahorros acumulados durante un año de su trabajo como camarera sirvieron para mantener a su familia durante los dos meses que permaneció sin trabajo, pero el estado de emergencia presenta una situación impensable.

«Dios provee en todos los sentidos», dice, y señala que lo poco que había ahorrado se usó durante los dos meses de distancia social. «Gracias a esto, pude alimentar a mis hijos durante esos dos meses cuando no estaba allí. Produciendo», explicó Kiria.

Para Kiria, trabajar todos los días para vender alimentos fritos es algo que la llena de orgullo, porque representa la forma en que se esfuerza por ayudar a sus hijos a avanzar y para que aprendan que en la vida todo implica sacrificio, independientemente de tener salir y exponerse en medio de una pandemia.

Fuente: diariolibre.com

Deja un comentario

Botón volver arriba