Connect with us

Entretenimiento

Robert Downey Jr. Iron Man su increíble historia de superación

Crenny

Published

on

El hijo heredó dos cosas de su padre; el gran amor por el arte y la adicción a las drogas. Cuando era niño, Robert Downey Jr. tuvo la infelicidad de convivir con diversos tipos de substancias que su padre consumía.

Los primeros trabajos del actor fueron en las películas dirigidas por su padre. La primera de ellas fue Pouno, grabada en 1970, cuando Downey tenía cinco años.

Robert Downey Jr. estudió ballet clásico y, cuando era adolescente, empezó a frecuentar una escuela de teatro.

En una entrevista para el libro The New Breed, con perfiles de nuevos actores estadounidenses, Robert Downey Jr. afirmó: “Cuando mi padre y yo nos drogábamos juntos, era como si él estuviera expresando su amor por mí de la única manera que él conocía”.

Es difícil especificar en qué momento el actor perdió el control y se tornó adicto a las drogas. Un reportaje de BBC publicado el 6 de agosto de 1999 afirma que, durante una declaración a la Suprema Corte de Estados Unidos, él declaró que era adicto desde los ocho años.

Entre 1996 y 2001 el actor fue detenido diversas veces por portar y consumir drogas, entre las cuales estaban la cocaína, heroína y marihuana.

Robert Downey Jr. enfrentó los desafíos de un verdadero adulto desde muy joven. Por un lado en su adolescencia ya estaba consagrado como un actor reconocido, su problemas con las drogas y a sus 15 años, en 1985, formaba parte del elenco de Saturday Night Live, uno de los principales programas de televisión del mundo.

En 1987 fue ampliamente elogiado por su actuación en la película Less Than Zero (foto), en la cual interpretó a un joven drogadicto que pierde el control de su vida.

Uno de sus principales desafíos profesionales fue la película Chaplin, en la que interpretó al gran cómico. Para esto, Robert se inscribió en clases de violín y de tenis, aprendió a caminar como Chaplin y a hablar como él. El actor fue nominado a un Óscar por su trabajo, en 1992.

En 1993 el actor asumió un gran desafío: lanzó el documental The Last Party, sobre las elecciones presidenciales en Estados Unidos. En ese entonces, el tenía 28 años y una carrera brillante.

Pocos años después, el joven pasó a ser noticia por dos razones: su impresionante talento y las incontables veces que pasó por la cárcel.

En 1996 el actor fue preso por poseer cocaína, heroína, disparar con una pistola y manejar a alta velocidad por el Sunset Boulevard, una de las principales avenidas de Los Ángeles, en Estados Unidos.

Un mes después y en libertad condicional, el actor invadió la casa de un vecino y se quedó dormido en su cama.

En consecuencia, pasó tres años en libertad condicional y fue obligado por el Estado a hacer pruebas antidrogas periódicas.

En 1997, el actor no se presentó en una de las pruebas y, a consecuencia de la infracción, pasó seis meses en una cárcel de Los Ángeles. Robert Downey Jr. evita comentar sobre lo que vivió en la cárcel, pero según El País, el actor tuvo que realizarse cirugías estéticas para reparar los daños que las agresiones de otros presos le causaron.

Dos años después volvió a ser arrestado por el mismo motivo: no comparecer a una prueba antidrogas, lo que es considerado una violación a la libertad condicional. El actor fue juzgado en 1999. Su equipo de defensa fue compuesto por los mismos abogados que defendieron a O.J. Simpson en su legendaria acusación de asesinato.

Pero la Corte ya estaba cansada de la reincidencia del actor prodigio. Durante el juicio en California, el juez Lawrence J. Mira declaró que Robert Downey Jr. manipulaba los oyentes y que la corte ya estaba exhausta de ofrecerle la opción de rehabilitarse. En sus propias palabras, su paciencia se había agotado.

En su defensa, el actor habló sobre su dependencia utilizando una fuerte metáfora: “Es como si yo tuviera un arma en la boca y mi dedo en el gatillo, y me gustara el sabor del metal”.

Robert afirmó que buscó ayuda en diversos programas antidrogas y rehabilitaciones. A ese momento, el actor ya había pasado por seis tipos de programas, sin éxito.

Pero el juez no jugaba cuando afirmó que su paciencia se había terminado. El actor, entonces con 34 años, fue condenado a pasar tres años en la cárcel por violar la libertad

condicional y por poseer armas y drogas.

Posteriormente, él pagó una fianza de aproximadamente 5 mil dólares y pudo dejar la cárcel.

Poco tiempo después de dejar la cárcel, empezó a actuar en la serie Ally McBeal (foto), con un papel que le rindió una nominación a los premios Emmy Awards, los más importantes de la televisión en los Estados Unidos.

En una entrevista al periódico The Guardian, el actor afirmó que considera el papel uno de los peores de su carrera, pese todo el reconocimiento recibido. “Fue mi punto más bajo mientras enfrenté la adicción”, afirmó. “En aquél escenario no me importaba si volvería a actuar otra vez”.

En el Thanksgiving de 2000 encontraron a Robert Downey Jr. con drogas en un hotel y fue encarcelado otra vez. Meses después, fue encontrado caminando por la calle descalzo.

as drogas destruyeron la carrera de Robert Downey Jr., así como su vida amorosa. En 1984 el actor conoció a Sarah Jessica Parker, actriz que se tornaría famosa por protagonizar la serie Sex and The City. Ellos se conocieron en las grabaciones de la película Firstborn y se enamoraron con intensidad.

“Ella es una fuerza de la naturaleza”, afirmó el actor, recordando con cariño de su expareja.

El 29 de mayo de 1992 Robert Downey Jr. se casó con la actriz y cantante Deborah Falconer. La unión fue oficializada después de 42 días de relación. El hijo de la pareja, Indio, nació en septiembre de 1993.

Los problemas del actor con las drogas también fueron la causa de la separación de esta relación. El encarcelamiento de Robert Downey Jr. en 2001 fue la gota que desbordó el vaso para Deborah Falconer.

Cuando ella se enteró de la sentencia, decidió abandonar a su marido y llevar consigo a su hijo. Ellos se divorciaron formalmente en 2004.

Después de dejar la cárcel y regresar a la televisión, el actor continuó luchando contra su adicción. En abril de 2001, cuando fue encontrado caminando descalzo, fue arrestado por consumo de drogas, comprobado por un test. Como consecuencia, Robert fue dimitido del programa Ally McBeal y dejó de participar en la grabación de dos películas.

El actor declaró que está sobrio desde julio de 2003. Su motivación más grande fue el amor. Robert Downey Jr. conoció a la productora Susan Levin en 2003 durante el rodaje de una película. Ellos se casaron dos años después y actualmente tienen dos hijos.

A parte del amor de Susan Levin, Robert Downey Jr. buscó ayuda de diversas personas para superar su adicción. Empezó a hacer terapia, yoga, meditación, a frecuentar centros de apoyo y practicar deportes. Él también se acercó a la religiosidad, en especial al Judaísmo, el Budismo y al movimiento Hare Krishna.

El arduo trabajo de superación del actor para dejar el pasado fue reconocido y recibió una oferta que cambiaría su vida. En 2008, Robert Downey Jr. fue la estrella de dos películas taquilleras, por primera vez en su carrera,: Tropic Thunder y Iron Man.

Su trabajo en Iron Man le rindió elogios de la prensa especializada en todo el mundo. El actor confirmó que actuaría en sus dos secuelas así como en la serie The Avengers, elección que cambiaría su vida.

2013 el actor entró en la lista de actores mejor pagados de Hollywood. La revista Forbes calculó su fortuna en 75 millones de dólares entre junio de 2012 y junio de 2013. La publicación lo definió como “una máquina de éxitos”.

Su participación en el blockbuster Sherlock Holmes, dirigido por Guy Ritchie, solidificó su regreso a Hollywood. Según la revista Hollywood Reporter, Robert Downey Jr. Recibió 75 millones de dólares por su actuación en The Avangers 3, película que estrenó en 2019.

Fuente: msn.com

Infomundord Es Portal Informativo de Noticias e Entretenimiento Donde podrá informarte de Tecnología, Cine, Salud y Belleza. y Muchos Más GMAIL: infomundord.com@gmail.com Contacto: 849-267-2606

Click to comment

Deja un comentario