Una empresa de joyería israelí está trabajando en lo que dice será la mascarilla de coronavirus más cara del mundo, una cubierta facial de oro con incrustaciones de diamantes con un precio de 1,5 millones.

La máscara de oro blanco de 18 quilates estará decorada con 3,600 diamantes blancos y negros y equipada con filtros N99 de alta calificación a pedido del comprador, dijo el diseñador Isaac Levy.

Levy, propietario de la empresa Yvel, dijo que el comprador tenía otras dos demandas: que estuviera terminado para fin de año y que sería el más caro del mundo. Esa última condición, dijo, “fue la más fácil de cumplir”.

Se negó a identificar al comprador, pero dijo que era un empresario chino que vive en Estados Unidos. La mascarilla reluciente puede dar algo de dinamismo al equipo de protección que ahora es obligatorio en los espacios públicos en muchos países. Pero con 270 gramos (más de media libra), casi 100 veces más que una mascarilla quirúrgica típica, no es probable que sea un accesorio práctico.

Deja un comentario